El níquel cubano protege aviones occidentales de la corrosión

La explotación de níquel es una de las entradas económicas más importantes del país caribeño.
En un foto reportaje Alejandro Ramírez Anderson muestra las huellas que dejó una mina de níquel
en el noreste del país. (Seguir leyendo)

Rusia, Canadá, Australia, Indonesia, Nueva Caledonia y Cuba: el país caribeño es uno de los mayores exportadores de níquel en el mundo. La mina de níquel Ernesto Che Guevara en las afueras de Moa, en la provincia de Holguín, lleva su nombre ya que fue Guevara quién propulsó la explotación minera en el noreste de la isla. El Che vio en el metal un ingreso importante para fomentar la independencia del país. La planta Guevara es una de tres minas de níquel en Cuba que hoy en día se encuentran en actividad.

Huellas de la explotación del mineral: Al principio del siglo XVI los españoles buscaron en Cuba oro, como en otros lugares de América Latina. El valor del níquel todavía no se conocía. Recién durante la Segunda Guerra Mundial Estados Unidos construyó la primera fábrica de níquel en Cuba, y desde entonces la industria metalúrgica empezó a interesarse más por el mineral.

Un desierto que se comió durante décadas flora y fauna del lugar: imagen satelital que testimonia las consecuencias de la explotación del níquel en Cuba.

Así se ve de cerca: en primer plano la capa de tierra ya explotada, en el medio los pinos reforestados. Y en el fondo sigue la explotación con maquinarias pesadas.

Además de níquel, de la planta Guevara también se extrae hierro y cobalto. Anualmente se explotan varias miles de toneladas de metal en la zona. El níquel se usa, en primera instancia, para prevenir la corrosión en metales y se emplea principalmente en la industria automotriz y de aviación. También es utilizado en la industria química.

Moa es conocida por sus bosques húmedos donde prosperan ocujes, copeys, yagrumas o palmas maracaná. Pero los bosques mixtos, como los de la foto, se convirtieron en una rareza. Las máquinas de la industria cortan los árboles o los sacan directamente de la tierra.

Después de su explotación la mina fue reforestada. Así se quiere evitar que los suelos se laven, o peor aún, que luego de las lluvias fuertes se formen avalanchas de barro, por ello, entre otras especies se plantan pinos y cedros. En el fondo se asoma el mar Atlántico, y solo unos pocos kilómetros al sur de la mina de níquel se encuentra el Parque Nacional Alejandro de Humboldt. Más al sur se halla la cárcel de Guantánamo.

Ingenieros miden la tierra, atrás se encuentra la planta procesadora: la exportación de níquel es una de las fuentes de ingreso más importantes de Cuba, después del sector de los servicios y el turismo.

Gran parte del mineral se exporta con buques de carga a todo el mundo. Los principales clientes son China, Canadá y Europa. También empresas de Brasil y de Sudáfrica están interesadas en la explotación cubana de níquel. Hasta ahora se ha extraído sólo una pequeña parte de las reservas que existen en la isla.