Alerta! Alerta! Alerta!

En el siguiente fotoreportaje del 8M se ve la indignación de las mujeres y también el potencial, como movimiento social, de convertirse en algo creativo, constructivo, unificador.

En manos de las mujeres: Varios miles de personas marcharon el viernes pasado desde el Ministerio de Trabajo hasta el Parlamento ecuatoriano. Desde hace meses en Quito y otras ciudades del país se lanzan regularmente a la calle y manifiestan su indignación por la violencia, la explotación y las desapariciones forzadas.

En Argentina se mata a una mujer cada 30 horas, en Ecuador cada 72 horas. El movimiento Ni una menos, que tiene su origen en el Río de la Plata, se transformó en Ecuador en Viva nos queremos, y se está haciendo cada vez más popular. La foto muestra a una mujer atando hierbas asociadas a los ciclos femeninos y entregándoselas a l@s manifestantes. 

Cada día, siete niñas menores de catorce años dan luz en todo el país, a menudo como resultado de una violación. Manifestantes preparándose para la marcha.   

“Somos las víctimas de abuso sexual en escuelas y colegios que, sólo entre 2014 y 2017, suman 835 denuncias.” – De un folleto que entregaron estudiantes durante el 8M en Quito.

Solo en Cuba y Uruguay se puede abortar legalmente. En el resto de los países latinoamericanos el aborto es punible, en algunos lugares, incluso en el caso de violación. Por lo tanto miles de mujeres cada año se ven obligadas a entrar en la ilegalidad, poniendo en peligro su salud: La Concha Batukeada Lesbofeminista, marchando hacia el parlamento.

El pañuelo verde como símbolo de identificación para la legalización del aborto: mujeres sacándose una selfie para sus amigas en otros países.

Mientras estos hombres de una lavadora de autos miran lo que está pasando en la calle … 

…otros están en el medio de la multitud. En Quito, algunos hombres se solidarizaron con las mujeres. En cambio en Barcelona (España) este año un grupo de feministas radicales excluyó los hombres de la marcha, al menos parcialmente. Esta opción también se está discutiendo en Buenos Aires y Santiago de Chile. Una de las razones: Durante la manifestación del 8M, algunas de ellas se han cruzado a los hombres que, por ejemplo, no quieren reconocer su paternidad o que no pagan la pensión alimenticia. Incluso detectaron a hombres que las han abusado. 

Diferentes íconos presentes en la marcha. La diosa Kali, las mujeres zapatistas, y la virgen rebelada.

“Las mujeres runakuna que exigimos la despenalización del aborto -al menos por ahora, en casos de violación- queremos tener el derecho y sí, también la responsabilidad de decidir sobre nuestra vida, sobre lo que queremos para nuestro presente y nuestro futuro”.  Tajada de un ensayo que se publicó hace un mes en el portal ecuatoriano La Línea de Fuego. En la foto la dirigenta Blanca Chancoso con una bandera de la COAI, Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas.

Flores para el Día de la mujer: Mientras las mujeres de la manifestación rechazan las flores como regalo, para la vendedora ambulante (no se ve en la foto) es lo que genera su ingreso diario. Trabaja mientras su bebé duerme al costado de la avenida.